WEBDOC: EL DOCUMENTAL DEL FUTURO

El documental interactivo o Webdoc: El documental del futuro

El documental parece un género limitado, pero nuevas evoluciones de la fórmula han logrado combinar su carácter divulgativo con herramientas interactivas para generar un vínculo emocional y sentir en primera persona esas experiencias. 

Ya has visto decenas de documentales, reportajes y noticias en informativos, pero ¿cuál fue el último que realmente te impactó? En esta época de exceso de oferta, de infinitos contenidos audiovisuales, de infodemia y consumo fragmentado a través de las redes sociales mientras hacemos otras cosas, ¿has visto últimamente algo que capte toda tu atención y te deje algún poso?

El webdoc es un formato híbrido que combina el género documental tradicional con el potencial interactivo de internet. Imagina los temas y la sensibilidad propios del documental con la infinita capacidad multimedia. El documental web emplea fotografía, texto, audio, música, vídeo, animación, mapas e infografías con la libertad de que el espectador navegue por su narrativa fragmentada en el orden que prefiera y al ritmo que decida. Las personas usuarias se convierten así en usuarias activas, en participantes directas de la acción, no simples espectadoras pasivas como están acostumbradas en el cine o en televisión.

La toma de decisiones genera inmersión y hace que nos sintamos casi como si estuviéramos allí, a pie de campo, cubriendo una guerra, investigando un asesinato o charlando cara a cara con supervivientes de malos tratos. El webdoc saca partido a su naturaleza interactiva y narrativa no lineal para crear un nuevo medio, difícil de explicar pero fácil de entender una vez lo pruebas. La evolución tecnológica ha permitido que el formato mute constantemente y se adapte a las nuevas herramientas digitales, al incorporar en ocasiones ciertos elementos de la Realidad Aumentada y un lenguaje propio del videojuego e integrar funciones sociales para atraer la atención de la audiencia sin alejar el foco de la realidad y los problemas sociales que sacuden el mundo.

El webdoc ha gozado de gran popularidad durante la última década, pero sus orígenes se remontan a finales de los años ochenta. Moss Landing está reconocida oficialmente como la primera pieza de «documental interactivo», dirigida por Fabrice Florin en 1989 gracias a un laboratorio multimedia organizado por Apple para probar esta incipiente técnica. Varias cámaras grabaron a la vez la vida de varias personas en un pueblo costero de Estados Unidos y los fragmentos eran unidos a través de hipervínculos para que las personas usuarias  pudieran ir cambiando el punto de vista a su elección, enlazando los vídeos de la base de datos con total libertad.

Esa narrativa fragmentada abrió un nuevo camino a la experimentación y fue evolucionando gracias a la irrupción de CD y posteriormente del DVD. Cuando Internet aún era una jungla, la Wikipedia estaba naciendo y la enciclopedia Encarta nuestra gran aliada, los discos ópticos nos ofrecían conocimiento ilimitado gracias a su capacidad multimedia, que nos permitían explorar texto, audio, foto y vídeo en el orden deseado.

Al asentarse, en los últimos tiempos han surgido iniciativas como el Laboratorio de Innovación Audiovisual de RTVE, o el National Film Board of Canada que apuestan firmemente por producir obras realizadas mediante en este formato audiovisual, o DocuBase, una iniciativa del MIT que recopila muchas de ellas. Fruto de esta fusión entre herramientas y narrativas han nacido proyectos como Guerra a la mentira, donde debemos superar retos interactivos para entender cómo funciona hoy día la propagación de noticias falsas y aprenderemos a combatirlas; Bugarach, una fábula en forma de comedia existencialista sobre el fin del mundo; En la brecha, donde varias mujeres reflexionan sobre las desigualdades de género en el trabajo; Obrero, que narra la llegada de 3.000 trabajadores filipinos para trabajar en la ciudad de Christchurch (Nueva Zelanda) tras el terremoto de 2011 y sus historias migratorias; o Together We Make A Nation, la historia de cuatro mujeres refugiadas llegadas a Nueva Zelanda desde distintos países.

El carácter divulgativo del documental se amplía exponencialmente gracias a la capacidad de establecer un vínculo emocional que ofrece el formato interactivo. La pantalla ya no es una barrera, sino un puente con el que conectamos por medio de nuestras decisiones y sobre el cual posamos la mirada para prestar atención a los temas más diversos como nunca antes lo habíamos hecho.

Bienvenidos al documental del futuro, realizado desde el presente.

Koldo Gutiérrez es periodista y uno de los fundadores de la revista Cactus, una publicación cultural donde habla sobre música, cine, literatura, cómics y videojuegos. Lleva quince años colaborando en medios como AnaitGames, El Correo, Deus Ex Machina, El Karma o AUX Magazine. Además, dirige y presenta el programa de radio Machacabotones en 97 Irratia sobre videojuegos. También es profesor de narrativa en videojuegos en ECCBI e imparte charlas en diversos centros educativos.

LOTURAK FESTIVAL

EXPLORA EL POTENCIAL DE LAS NARRATIVAS DIGITALES
COMO HERRAMIENTA DE SENSIBILIZACIÓN Y LA TRANSFORMACIÓN SOCIAL.